Bebida probiótica de miel y jengibre, saludable y exquisita!

Actualizado: 26 ago

Consumir alimentos con probióticos, como el kéfir de agua, fortalece al sistema digestivo, contribuyendo a la flora intestinal, reduciendo la inflamación gastrointestinal y ayudando a la mejor absorción de nutrientes. Lo mejor es que es sencillo prepararlo en casa.

Las bacterias presentes en esta bebida ayudan a descomponer unos nutrientes que no seríamos capaces de digerir de otro modo ayudando a la regulación del equilibrio entre el uso de la energía y su almacenamiento.

La bebida contempla 2 procesos de fermentación, en el segundo de ellos, agregamos la miel Tesoro del Pangal y el jengibre. La fermentación aumenta la biodisponibilidad de los nutrientes agregados, haciéndolos más asimilables e incrementando su valor nutricional.

 


Además esta bedida favorece la producción de las bacterias intestinales que a su vez producen ciertos nutrientes que son necesarios, entre ellos las vitaminas B y K que nos brindan una defensa vital compitiendo con ventaja contra los patógenos invasores.


¿Cómo hacer una bebida probiótica de kéfir de agua?

También conocido con el nombre de tíbicos, tibis u hongos del tibis, es un SCOBY (comunidad simbiótica de bacterias y levaduras) , de aspecto de gránulos pequeños, blanquecinos y traslúcidos que se desarrollan rápidamente cuando se los alimenta con regularidad. Se emplea para fermentar agua azucarada (y en menor medida agua de coco).


KÉFIR DE AGUA

  • 1 limón (o naranja)

  • 5 dátiles (o pasas,higos,ciruelas)

  • 4 cucharadas de nódulos de kéfir

  • 4 cucharadas de azúcar, azúcar de coco, melaza.

  • 1 litro de agua filtrada

  • 1 bote de boca ancha de 2 litros de capacidad

Paso 1. Lava y corta el limón en rodajas y descarta las puntas.

Paso 2. Coloca los nódulos y el azúcar en una botella de boca ancha con una cuchara de plástico o madera (no de metal), y el resto de los ingredientes. Tapa o cúbrelo y déjalo fermentar. El kéfir de agua no requiere oxígeno, pero el oxígeno tampoco lo inhibe. Puedes cerrarlo herméticamente o cubrirlo sin taparlo dejando que el aire circule.

Paso 3. Deja que fermente 2 o 3 días en un lugar que no le dé directamente la luz del sol.

Paso 4. Pasado el tiempo de fermentación, cuela con un colador plástico, retira la fruta y vuelve a repetir el proceso. El color del kéfir dependerá del edulcorante y los ingredientes que uses (limón, naranja).

Paso 5. Guarda la bebida obtenida en la nevera en una botella y consume en los siguientes días. A medida que pasan los días, el sabor se va intensificando.




Pruébala!... te va a encantar. La encuentras en Tienda Chanagua y Café Chagual en Los Molles!



#alimentosaludable

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo